MiradasDoc selecciona trece películas para participar en el concurso al mejor documental español

MiradasDoc selecciona trece películas para participar en el concurso al mejor documental español

MiradasDoc, el Festival Internacional de Cine Documental de Guía de Isora, ha seleccionado trece películas para participar en su sección oficial dentro del concurso al mejor documental nacional de su undécima edición. Las películas se exhibirán en el Auditorio del municipio del sur de Tenerife a lo largo de la semana del 27 de enero al 4 de febrero de 2017, en que se celebra MiradasDoc.

El comité de selección de MiradasDoc escogió estas trece películas entre cerca de los dos centenares de documentales aspirantes a obtener el reconocimiento como mejor documental nacional, una cifra que supera la cantidad de películas inscritas en el mismo concurso en ediciones anteriores.

Las películas seleccionadas son 23 de mayo, de David Martín de los Santos (Lolita Films, 16′); Carmona tiene una fuente, de Antonio Trullén (Antonio Trullén, 57′); CC1682, de David Reznak (David Reznak 116′); El milagro de San Lázaro, de Nicolás Muñoz (Nicolás Muñoz, 57′); El tiempo de los ángeles, de Juan Ruiz Afonso Juan Ruiz Afonso, 3′); Ferrol mola, de Carlos A. Quirós y Cristina Esteiro (Cuerda Floja Producciones, 2′); Gure Hormek, de María Elorza y Maider Fernández (Las Chicas de Pasaik KIMUAK Tabakalera, 15′); Madres invisibles, de Lorenzo Benítez (3 Box Media, 76′); Oleg y las raras artes, de Andrés Duque (Marta Andreu, Tània Balló, Serrana Torres, 70′; Os días afogados, de César Souto Vilanova y Luis Avilés Baquero (Iván Patiño Álvarez, 86′); Pequeñas mentiras piadosas, de Niccolò Bruna (Progetto Cataclisma, 88′); Rosalía, de Víctor Gonca (Víctor Gonca, 44′), y Yo es otro, de David Varela (David Varela, 20′).

En 23 de mayo, David Martín de los Santos presenta las voces de dos mujeres y los vestigios de una casa detenida en el tiempo como forma de rescatar la memoria de quien habitó allí, mientras somos testigos de la transformación del inmueble. Antonio Trullén narra en Carmona tiene una fuente la historia de un vecino del casco antiguo de Barcelona, Pedro Vázquez, de 70 años, que se ve obligado a dejar su vivienda en el verano del 2004, cuando la capital catalana vive el despilfarro festivo por la celebración del Fórum Universal de las Culturas. La ciudad está cambiando muy rápido y son muchos los que ya no entran en el nuevo paisaje humano que se está fraguando desde el poder urbanístico.

La película de Reznak, CC1682, presenta todos los defectos del capitalismo y la verdadera naturaleza del orden mundial está en el desastre de la vida los oprimidos en África. Se trata de una visión condensada entre bastidores con la imagen de la trastienda de fábricas y ciudades que solo se percibe desde la vía del ferrocarril. Por su parte, Nicolás Muñoz se trasladó hasta Cuba para el rodaje de su película El milagro de San Lázaro, en la que muestra la vida de algunos de los peregrinos que se acercaron a la ermita donde se venera esta imagen cerca de La Habana, justo el día en que se produjo la histórica reanudación de las relaciones entre EEUU y Cuba.

Juan Ruiz Alonso describe su película El tiempo de los ángeles con una frase corta y contundente “Los Ángeles de la guarda existen”. En su corto Ferrol mola, Carlos A. Quirós y Cristina Esteiro siguen los pasos de un divertido monigote amarillo que adorna las deterioradas fachadas de las calles más decadentes de la aburrida ciudad de Ferrol (A Coruña), el graffiti, que siempre parece estar de buen rollo, acompaña un curioso mensaje de gran optimismo que es el que da título a la película. Elorza y Fernández presentan Gure Hormek de forma descriptiva y misteriosa: “El barrio de Las Amas de Casa. El distrito de Las Insomnes. El kiosco de La Madre Desconocida. El subterráneo de Las Mujeres Solas. Nuestras paredes homenajean a quienes queremos”.

Madres Invisibles, que en su fase de proyecto participó en el Pitching de 2015 en la décima edición de MiradasDoc Market, presenta a Hafida, madre soltera en Tánger que huyó de su casa al quedarse embarazada. Años después se ha convertido en educadora de salud reproductiva y sexual y vuelve a su ciudad, El Jadida, con su hijo. Los hombres de la familia rechazan su maternidad. El sexo fuera del matrimonio es un delito en Marruecos.

El legendario Oleg Nikolaevitch Karavaychuk es el enigmático y sobrecogedor protagonista de la película del Andrés Duque, un personaje que parece extraído de un cuento de Gogol. Oleg Nikolaevitch Karavaychuk (1927), fue un niño prodigio que tocó el piano para Stalin, asistió al Conservatorio de Leningrado y a lo largo de su carrera ha escrito música principalmente para teatro y cine. En Rusia, es admirado por su música y su forma de tocar, pero también por su singular y excéntrica personalidad, que lo mantiene a sus 89 años como una figura controvertida y desconcertante en la cultura rusa.

Souto y Avilés cuentan en Os días afogados cómo en 1992 la construcción del embalse de Lindoso (Portugal) anegó para siempre las aldeas de Aceredo y Buscalque (Ourense, Galicia). Sus habitantes nada pudieron hacer para salvar sus tierras ni sus hogares. Sabiendo que todo estaba a punto de perderse, varios vecinos cogieron sus cámaras domésticas y comezaron a grabar. Imágenes tomadas desde los años 60 constituyen un valioso documento histórico y etnográfico, filtrado por la subjetividad y las vivencias familiares. Son, al mismo tiempo, un acto de fe en las posibilidades del cine doméstico para dar cuenta del tiempo.

En Pequeñas mentiras piadosas, rodada en La Habana, Bruna cuenta la emblemática historia de Lourdes, una mirada íntima a la condición de los cubanos y sus esperanzas en tiempos de grandes cambios. El retrato que hace Víctor Gonca de Rosalía cuenta con estas pinceladas: Rosalía Sender Begué. Hija de republicanos. Madre. Galerista. Abuela. Militante del PCE desde los 18 años. Impulsora del MDM (Movimiento Democrático de Mujeres) del País Valencià. Durante algún tiempo también fue Olga, e Irene. Miembro del Comité Central y Ejecutivo del PCPV entre 1976 y 1982, cuando abandona su militancia.

Rodada en India, en Yo es otro, de David Varela se presenta un largo plano continuo por el Ganges a su paso por Benarés: Paseo entre la vida y la muerte; entre la noche y el día; entre los ecos del pasado y su presencia futura. Memoria del presente. Vida ajena en la piel que compartimos. El cadáver del padre flota a la orilla de un río sagrado. Los hijos se observan en el espejo del agua y beben todos a una.

Se ha agotado el tiempo. Vuelva a rellenar los campos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se ha agotado el tiempo. Vuelva a rellenar los campos.